Nueva lencería

Hola! Aquí os adjunto fotos de mi nueva lenceria, por si alguno le interesa tener. Si alguno, quiere que le envie fotos de toda mi lenceria, incluido los picardias, decirmelo. A ver, si voy alimentando el deseo de tener algo que he usado, entre vuestros objetos íntimos. Sería algo estupendo, que mi aroma íntimo, viaja a otro lugar vía postal, sin que el personal de Correos supiera que es lo que hay dentro del sobre o paquete. Eso da morbo...
En unos días, colocaré una foto, enseñando la boca de mi tunel, manchadita con el semén de mi marido. Dejaré la intriga unos días, deseando que esa foto sea de vuestro agrado. Sin más por hoy, os dejo mis labios plasmados en vuestras puntitas!!!!

Tres fantasías sexuales en una

TRES FANTASIAS EN UNA.-
Regresamos de una gran fiesta. Me dirigí a la cocina, porque me apetecía beberme un vaso de leche fría. Mi novio me sorprendió, y sin querer me derrame algo por dentro del gran escote del vestido, de cuero negro. Me baje la cremallera de delante, a la altura de la cintura. La leche se me deslizo por el pecho derecho, e insinué a Manu que recorriera con su lengua el mismo camino. Eso empezó a excitarme, y me baje los tirantes hasta donde estaba abierta la cremallera. Poco a poco fui caminando sexualmente hasta la mesa, saque el mantel salvajemente, mientras lo hacía, notaba sus manos por debajo del vestido. Yo empecé a desnudarlo, le desabroche los botones de la camisa, al tiempo que le besaba. Despacio le saque la camisa, al tiempo que le besaba, seguí bajando mis manos, para desabrochar el pantalón, acariciándole suavemente el pene por encima del calzoncillo. Eso empezó a excitarle. Se lo noté por la expresión de su rostro, al morderse su labio. Seguidamente le mordí yo, y besaba mientras le acariciaba el pene. Poco a poco fui bajando mis labios por todo su torso, besándolo hasta quedarme de rodillas. Rápidamente le saque los zapatos y el pantalón. Fui acariciándole cerca de sus partes intimas y mis manos se deslizaron dentro de los calzoncillos hasta dejarlo completamente desnudo.


Pasé mi lengua por su pene, al tiempo que le acariciaba por detrás. Fui mamándosela, mientras lo único que notaba de él, era su mano en mi cabeza. Aunque no sentía nada más de Manu, me excitaba comérsela; también sus leves gemidos. Pero más me gusto, el gimoteo final, cuando se corrió dentro de mi boca, mientras yo recorría mi lengua por su sexo hasta que terminara su orgasmo. Después él, bajó completamente mi cremallera, y se sorprendió que no llevara tanga. Me tumbo en la mesa, sin sacarme las sandalias de tacón de aguja, porque le excitaban. Como si fuera su manjar empezó a pasar su lengua cerca del ombligo, subiendo hasta mi duro pezón morenito, mientras su mano acariciaba mi pecho izquierdo, con la otra mano jugueteaba con mi clítoris humedito. Al tiempo gemía ligeramente, y me agarraba fuertemente a la mesa. Sus labios subieron hasta el cuello, para darle unos pequeños mordisquitos, para después besarme pasionalmente. Siguió acariciando mis pechos hasta dedicarse por completo a mi coño, que estaba casi afeitadito. Cuando terminé mi orgasmo, le cogí de la mano, para dirigirnos junto a la lavadora. Hacía días que deseaba cumplir otra de mis fantasías. La preparé para que en cinco minutos se encendiera el centrifugado. Comenzamos a besarnos pasionalmente y enseguida me subió a la lavadora, él se subió a un pequeño taburete y empezó a penetrarme. Cuando empezó el centrifugado suave, un escalofrío recorrió todo mi cuerpo. ¡¡¡UF!!! Era una sensación acojonante, llegue al orgasmo antes que Manu. Después nos fuimos a la cama para dormir. Al amanecer te despiertas con un leve cosquilleo por la cintura, son mis dedos que te están acariciando. Te susurro: "ya que la tienes levantada, sigo por ahí, ¿verdad?".

Así que voy directamente a meter mi boca lentamente por alrededor de tu pene, al tiempo que te acaricio debajo de la cintura. Y poco a poco se la voy mamando, mientras te miro picaramente a los ojos, y tú me dices: "Sigue, así, así...". Yo complazco tus palabras hasta que te corres, mientras tu semen se desliza por mis pechos. Te pregunto. "¿Te ha gustado mi desayuno? Pues acá no acaba esto. Ven, sígueme". Yo te cojo de la mano y juntos salimos de la cama, para dirigirnos al baño. Abro la puerta y ves un camino de velas azules, que llegan a la bañera. En el espejo y por la cortina, hay tiras de guirnaldas blancas. Me recojo el pelo y nos metemos en la bañera. Yo cojo tu esponja y tú la mía, y les ponemos jabón. Seguidamente te la paso por el torso, para seguir por tu espalda, hasta llegar por el cuello y bajar poco a poco hasta el culo, y bajar hasta los pies, e ir subiendo hasta tu pene y estar ahí un buen rato hasta llegar otra vez al torso al tiempo que te beso, y tú empiezas a pasar mi esponja por mi cuello bajando poco a poco por la espalda, para llegar al culo y bajar a los pies para subir hasta la cintura sin tocarme el coño, e ir subiendo a mis pechos y haciéndome círculos por mis pezones hasta ponerlos duros, luego me cesas y te susurro: "Por favor, pásame la esponja por mi coño". En ese instante gimo del gusto y te araño suavemente por la espalda. Entonces enciendo el agua, para quitarnos el jabón. Tú me apoyas en la pared y nos besamos salvajemente, me vas besando por el cuello, pasando tu lengua por mis pezones, mientras tus manos me tocan el coño. Al tiempo voy jugando con mis dedos por tu espalda, diciéndote que quiero sentir tu pene en m coño. Yo sigo apoyada en la pared, y me coges el glúteo derecho, para apretar contra ti y tu pene entre mejor. Nos movemos al son de nuestros gemidos, hasta corrernos casi a la vez. Salimos y me pongo el albornoz, mientras tú te metes dentro para secarnos juntos, al tiempo que te digo que me esperes en la cama.

Después de un rato, salgo con el albornoz, me acerco una silla frente a la cama, mientras empieza a oírse canciones salseras, me pongo de espaldas y dejo deslizar el albornoz al tiempo que me quito el recogido. Debajo llevo un corpiño azul, conjuntado con un tanga y ligero con medias de red. Al son de la música voy quitando el corpiño, para tirarlo encima de la cama, me doy la vuelta para acariciarme los pechos, y voy bajando mis manos acariciando sensualmente, y me quito el ligero y las medias, sentada en la silla. Luego me levanto, dando varias vueltas alrededor de la silla, voy acercándome a la cama, pícaramente me pongo de rodillas encima de ti y voy acercando mi boca a la tuya, sin besarte. Sino que me levanto para quitarme el tanga y encima mi coño logras leer: "¿Qué quieres hacerme?".

Pronto fotitos nuevas

Perdonar chichos!!! Empecé el blog hacer unas semanas, pero no he podido agregar cositas... Espero que ahora no me surja nada... Bueno, más que nada, no estaba inspirada en como debía seguir. Hoy pondré algunas fotitos. A continuación escribiré una de mis fantasias eróticas.
Related Posts with Thumbnails